Algo que Leer: La Viola de Tyneford House

dimarts, 23 de juliol de 2013



Título: La Viola de Tyneford House [The Novel in the Viola]
Autor: Natasha Solomons
Idioma original: Inglés
País: UK
Editorial: Alianza Editorial
Primera Edición: 2012
Traducción: Mariano Antolín Rato
Número de páginas: 449 pág
Género: Novela Histórica, Romance, Drama
ISBN: 9788420608877

Sinopsis:
"Primavera de 1938, Viena ha dejado de ser un lugar apacible: gobiernan los  nazis. La única salida es marcharse, pero no es fácil. Elise Landau lo consigue por medio de un anuncio de trabajo: en la mansión isabelina de Tyneford, en la lejana Inglaterra.
Hija de un escritor y de una cantante de ópera, hermana de una virtuosa instrumentista, mimada desde su infancia, tendrá que trabajar de doncella. Elise, que siempre tuvo servicio en casa, no sabe cocinar, ni dar brillo a la plata, ni cera a los suelos, ni servir el té. Tampoco se maneja bien en inglés.
En Tyneford se enfrentará a los celos y las envidias, a las humillaciones clasistas, pero también descubrirá el amor. Sus únicos lazos con su hogar son las cartas de su hermana y una viola en la que su padre escondió un manuscrito antes de partir. La guerra se acerca, el mundo está cambiando y Elise también"

Algo que decir:
"Una elegía de un mundo perdido, dichosamente conmovedora y completamente romántica." The Times

Segunda novela de la británica Natasha Solomons, cuya anterior obra Mr. Roseblum Dreams in English, traducida a una decena de lenguas, resultó finalista del premio Galaxy National Book.

"Por favor, tengan cuidado con la iglesia y con las casas; hemos cedido nuestros hogares, donde muchos de nosotros vivimos durante generaciones, para contribuir a ganar la guerra y mantener a los hombres libres. Volveremos algún día, y gracias por cuidar del pueblo." 

Este cartel quedó colgado en la puerta de la iglesia de Tyneham, en la costa de Dorset, en la nochebuena de 1943.Había que ganar el conflicto más devastador de la historia y con el fin de contribuir al esfuerzo bélico los habitantes de ésta bucólica localidad debían ceder sus hogares. Confiados en la promesa de Churchill de un pronto regreso algunos de ellos incluso marcharon dejando plantados los huertos pero el pueblo, parcialmente derruido y usado por "sus" soldados como campo de prácticas de tiro sigue setenta años después requisado por el ejército británico.

Natasha Solomons escuchó desde niña esta historia y acarició desde siempre la idea de escribir una novela ambientada en este escenario. También desde niña escuchó historias de sus antepasados familiares, sus abuelos, y su tía abuela Gabi, quien tuvo que huir de Europa cuando dejó de ser segura para los judíos a finales de 1930 para trabajar como niñera en Reino Unido. Muchos refugiados, especialmente jóvenes de familias ricas y burguesas, consiguieron en aquellos días estos "visados de servicio doméstico" que les permitieron ser acogidos, cambiando sus cómodas vidas por la dura existencia de los criados ingleses. Gabi sintió una añoranza desesperada, sólo calmada por las cartas de su hermana Gerda, quien emigró a Estados Unidos. Las dos mujeres estuvieron treinta años sin verse y, cuando volvieron a reunirse, no se reconocieron una a otra.

The Novel in the Viola es la primera obra de Natasha Solomons que he tenido ocasión de leer; aunque recuerdo que se habló bastante en su día de su anterior novela, Mr. Roseblum Dreams in English, no me sentí atraída por ella, y confieso que probablemente no me habría interesado por ésta tampoco de no estar ambientada en el conflicto nazi. He publicado con anterioridad numerosas entradas sobre publicaciones girando en derredor a esa época aciaga y no es ningún secreto que me despierta un gran interés: Sadako Will Leben, Malka Mai, Chocolate Cake with Hitler... son los títulos que cité por aquí, aunque varios más rondan por mi estantería aguardando a su momento para salir de picnic. Todos ellos tienen en común no solamente el marco histórico y social sino también que su trama gira en torno a una figura infantil. Con ello me vengo a referir, que no había mezclado antes el género con la novela amorosa como ocurre en The Novel in the Viola, siempre recelosa de que el azúcar desprestigiara a la historia... debo decir: no ha sido así. No soy una gran aficionada a la novela romántica, no he leído demasiado en éste género tomándomelo como algo serio, entiéndase: más allá de la romántica juvenil.
Ésta novela me sorprendió, por tanto, muy gratamente en muchos sentidos. La escritura de Natasha Solomons es sencillamente perfecta: rica en detalles y muy descriptiva, pero ligera y grácil, consigue llevarte de un capítulo al siguiente sin apenas darte cuenta y te mantiene pendiente de la historia hasta la última línea; con un ritmo suave y pausado la novela se desenvuelve entre hechos cotidianos y el apremiante horror bélico, el personaje de Elise crece y madura con el pasar de las páginas y una no puede sino solidarizarse con su desesperanza.
El desarrollo de la novela no es completamente impredecible sino, quizás, todo lo contrario pero a mi modo de ver da al lector exactamente lo que él quiere. En ningún momento me sentí decepcionada con los giros de la trama sino todo lo contrario: esperaba por ellos y, cuando llegaban, resultaban igual de efectivos que si hubieran sido sorpresa. Es una de las pocas novelas que casi han conseguido arrancarme la lagrimita, y es que aquí esta picniquera no es muy amiga de poner la tinta en remojo.
Recomiendo, muchísimo, ésta novela. Hace algún tiempo la amiga Miyu me comentaba que, para ella, la forma de escribir de Ally Condie (Matched, Yearbook) es poesía... yo digo que, si os gusta la poesía, deis una oportunidad a Natasha Solomons.

Para hacer boca (fragmento extraído de una página al azar):
"…
Junio se convirtió en un Julio resplandeciente. Las libélulas revoloteaban por el estanque del pueblo, sus alas de un verde brillante como de arcoíris zumbaban como aviones en miniatura. Kit desapareció para ir a Cambridge a examinarse y reapareció quince días después habiendo pasado con un aceptable aprobado alto. El señor Rivers disimuló su decepción con una botella de la Viuve Clicquot, de 1928. Bebimos y brindamos, y yo habría estado muy contenta de no ser por la preocupación siempre presente por mis padres. Todas las mañanas recorría la habitación azul, que había sido preparada para su llegada: cortinas recién lavadas, bolsitas con lavanda para perfumar los cajones, frascos que despedían un aroma agradable encima del tocador. Cerraba los ojos e imaginaba a Anna tumbada en la cama con su pijama de algodón esperando que yo le llevara su café matutino mientras Julián, con la bata puesta, escribía en su cuaderno de cuero al lado de la ventana. En el mismo momento en que llegasen, los últimos meses se convertirían en un juego; mirando hacia atrás, todo sería sencillo y dichoso. Un cuento de hadas que terminaba con la reunión y, dentro de un año, una boda de verano en la pradera. Me preguntaba si Margot y Robert llegarían a tiempo para que mi hermana fuera dama de honor.
..."

Aquí podéis leer el primer capítulo para hacer boca.

Booktrailer: blogger me trollea y no me deja ponerlo, pero dejo éste link con subtítulos integrados para quienes no se manejen bien con el inglés...



Finalmente, Alianza Editorial me proporcionó ésta composición a viola, la cual acompaña a la novela. No descubrí la forma de insertar el reproductor dentro de la entrada de modo que dejo simplemente un enlace, pero agradecería enormemente que algún alma caritativa me enseñara cómo compartir audio dignamente....

1 comentaris:

InésM ha dit...

Lo leí y me encantó.
Besos.

Publica un comentari a l'entrada